Carta de un gato invisible

Mi historia es sencilla y corta de contar.

Fui abandonado como otros tantos de mis "hermanos" simplemente porque fui producto de una camada indeseada o tal vez fruto de un capricho irresponsable…

El caso es que terminé ahí, solito, muerto del asco y de hambre, falto de cariño y cuidados. Pero para mi fortuna no toda la gente es así y me rescataron.

Ahora estoy bajo los cuidados de mi casa de acogida, quien me ofrece todo su cariño incondicional y a quienes adoro y admiro por todo lo que me dan. Ellos tratan de encontrarme un hogar definitivo donde pueda vivir feliz para siempre…

Pero empiezo a pensar que tal vez tenga un poder mágico, SER INVISIBLE. Sí, sí, debe ser eso porque si no, no lo entiendo. Me levanto y pienso, tal vez hoy sea mi día… pero el día pasa y nadie pregunta por mi…

Yo no pierdo la esperanza y al día siguiente me levanto con la misma ilusión… pero tampoco hubo suerte.

¿De verdad seré invisible? No quería quedarme con esta duda y entonces me planté frente a un espejo y menuda decepción, he descubierto que no tengo ese poder mágico, puedo verme…

Me he mirado muy bien, tengo dos orejitas preciosas, dos ojitos encantadores, unos bigotillos de lo más elegantes, cuatro patitas muy bien dispuestas y un bonito y alargado rabito.

Entonces no lo puedo comprender. veo como mis compañeros van encontrando sus hogares y me alegro mucho por ellos, pero, ¿qué pasa conmigo? Tengo que hablar con mamá y que me lo explique, a lo mejor es que hago algo mal y yo no lo sé …

Ya he hablado con mamá y la verdad es que estoy bastante triste. Me ha contado el motivo de mi invisibilidad. SOY UN GATO NEGRO.

Sí, lo has leído bien, algo tan tonto y tan absurdo como mi color es lo que hace que yo siga aquí, sin encontrar un hogar.

Parece que a día de hoy hay gente que debe seguir pensando que un gato negro da mala suerte o que somos cosa de brujería, pero estáis todos equivocados, los gatos negros no solo somos unas preciosas y cariñosas panteritas sino que desde el inicio de los tiempos fuimos considerados un animal mágico.

Es por ello que esta carta la he escrito para ti, si para ti que estás leyendo estas líneas. Porque si tú me das la oportunidad de vivir contigo para siempre, te demostraré lo mágico y maravilloso que soy y entonces te darás cuenta de la suerte que habremos tenido los dos.

© Copyright 2016. HELP 3A / Mapa